Guía para el buen mantenimiento de tu vehículo

Publicado por

En FrenoSeguro realizamos una guía para el buen mantenimiento de tu vehículo con el fin de ayudar a nuestro clientes.

Guía para el buen mantenimiento de tu vehículo

1) Aceite de motor

Después de muchos kilómetros el aceite pierde viscosidad, especialmente por las altas temperaturas y la contaminación ambiental. Una lubricación deficiente desgasta el motor provocando la quema de aceite. En situaciones normales de trabajo, el cambio de aceite se lo debe hacer cada 5.000 Km. o cada 3 meses y en aceite sintéticos cada 10.000 Km. esta práctica le proveerá mayor protección y una larga vida a su motor.

2) Filtro de aceite

Este elemento filtra las impurezas y partículas contaminantes, que perjudican la protección de las partes internas del motor. Este filtro se lo debe reemplazar en cada cambio de aceite., la duración del filtro depende de la calidad de sus materiales, y varían de acuerdo al tipo de aceite que escojamos. (Escoja filtros originales u homologados por las casas fabricantes). ¡El reemplazo constante del filtro de aceite le ayudará a prolongar la vida útil de su motor!

3) Filtro de combustible

Este filtro retiene las impurezas del combustible, y permite operar de forma eficiente todos sus sistemas, de ahí la importancia de la frecuencia de su reemplazo. Lo recomendable es reemplazarlo cada 10.000 Km. en filtros metálicos de alta capacidad y en filtros convencionales se debe hacer cada 5.000 Km. Es importante mantener limpio el tanque de combustible con un mantenimiento semestral.

4) Filtro de aire

La función del filtro de aire es detener el paso de contaminantes como polvo y otras partículas perjudiciales a los cilindros, asegurando que sólo el aire limpio ingrese a las cámaras de combustión. Un filtro sucio o tapado, resiste el paso de aire y produce pérdidas de potencia, mayor consumo de gasolina y le emisión de gases contaminantes.

Para saber en que momento se debe cambiar el filtro, basta con una inspección visual y un promedio de tiempo de uso. Por ejemplo, cuando sienta que su vehículo consume más gasolina de lo normal, probablemente uno de los responsables sea el filtro de aire. Se recomienda cambiar el filtro de aire cada 5.000 a 10.000 km, . o seis meses, con mayor frecuencia si se conduce en condiciones rigurosas. No lo sople, solo sacúdalo en condiciones moderadas de suciedad.

5) Bujías

Con el uso, las bujías sufren electroerosión que provoca un desgaste en el electrodo aumentando la distancia de salto de chispa, esto ocasiona que la bujía requiera de un mayor voltaje para cubrir la distancia y por lo tanto, durante situaciones de aceleración a fondo o altas velocidades pueden perderse explosiones en el motor desperdiciando combustible y perdiendo potencia.

El intervalo de cambio de bujías depende del tipo de bujía, de la cantidad de electrodos y la calidad de la gasolina principalmente. Regularmente las bujías de cobre con un electrodo se cambian cada 10,000 km. Existen bujías de cobre con varios electrodos que pueden durar funcionando correctamente hasta 15,000 km. por electrodo (es decir, hasta 60,000 km. para bujías de 4 electrodos). El caso de las bujías de platino , estas pueden durar hasta 80,000 km. por cada electrodo.

6) Bandas

El cambio de la correa de distribución se lo hace aproximadamente entre 40.000 y 50.000 Km., dependiendo del fabricante y la calidad de la correa o al menos cada 2 años sin importar la intensidad de uso. También puede darse el caso de un cambio cuando muestre cuerdas rotas, grietas en el cuerpo, separación de las cuerdas o cubierta y desprendimiento de dientes o cuando la parte superior que las une presente ruptura o separación visible. Si la banda de distribución se llegase a reventar, el motor podrá sufrir averías severas y costosas, adicional a la banda de distribución, tenemos las bandas de Motor y aire acondicionado, la cuales deben ser reemplazadas entre 40.000 y 50.000 Km.

7) Líquido de dirección hidráulica

Se lo verifica con el motor caliente y se lo reemplaza en un promedio de cada dos años o cada 50.000 Km. Si lo hace anualmente, su vehículo lo agradecerá y la dirección tendrá mejor vida útil.

8) Líquido de frenos

El líquido de frenos está formulado para absorber humedad, controlar la expansión del caucho de los componentes del sistema, prevenir la corrosión y actuar como lubricante. Aunque el líquido absorbe la humedad, es su principal enemigo por que causa ebullición en el sistema. Todos los líquidos de frenos tienden a saturarse de humedad con el tiempo, y por esta razón, el mantener un control periódico le ayudara a reducir el daño de corrosión por humedad en el sistema y a evitar problemas de pérdida de freno por burbujas internas por ebullición.

9) Amortiguadores

Los amortiguadores y estructuras ayudan a reducir el desgaste de los componentes del vehículo por movimientos excesivos, además mejora dramáticamente las distancias de frenado y aumentan la estabilidad del vehículo. Su vida útil suele ser de 50.000 Km. aproximadamente, pero esto depende mucho del cuidado en la conducción del vehículo. La forma más fácil de ver si están gastados o reventados es moviendo el auto en una de las esquinas de arriba a abajo, si el auto rebota, los amortiguadores deben ser cambiados.

10) Estado de los neumáticos y presiones

Los neumáticos pueden dañarse o sufrir desgastes irregulares por fallas mecánicas en el sistema de dirección o presiones inadecuadas, por lo tanto, es fundamental inspeccionarlos permanentemente para verificar la presencia de cortes, impactos o desgastes anormales.

El mejor modo de prolongar la duración de los neumáticos es cuidar que estén siempre con la presión correcta y con las ruedas alineadas. La comprobación de la presión debe efectuarse una vez a la semana, dependiendo de la carga del vehículo y siempre antes de realizarse un viaje largo, ésta se efectuará con las llantas frías.

La alineación es el ajuste de la geometría del vehículo y esta asegura la maniobrabilidad del vehículo y mantiene a los neumáticos con buen funcionamiento, aumentando su vida útil. Un vehículo puede desalinearse por impactos con huecos, obstáculos u otro tipo de impactos severos. El chequeo de alineación se la debe realizar cada 8.000 Km. a 10.000 Km., si hay signos de desgaste irregular en los neumáticos o si siente una diferencia en la maniobrabilidad del vehículo o cuando se efectúa un mantenimiento en el sistema de dirección y suspensión.

El balanceo es compensar el peso del neumático y el aro en la circunferencia del mismo, es decir, toda la superficie de rodaje debe ser uniforme y equilibrada, ninguna área debe pesar menos o más que la otra. El desbalanceo causa desgaste irregular, vibración y por ende desgaste de las partes mecánicas que soportan el neumático desbalanceado. Este se lo debe realizar cuando se cae alguna pesa, cuando parchamos un daño o cuando cambiamos los neumáticos, también cuando haya signos de vibración o desgaste irregular.

Algo muy sencillo y económico que ayuda a mantener los neumáticos es hacerles una rotación cada 10.000 Km. La rotación de los neumáticos extiende la vida de los mismos ahorrándole tiempo y dinero a largo plazo. Esto ayuda a que el desgaste sea más regular y por ende mejore el rendimiento.

11) Batería

La vida útil de la batería puede ser mayor o menor dependiendo del cuidado que reciba. Revise la batería siempre que el vehículo pase por una revisión o como mínimo cada cuatro meses. El nivel del agua en la batería siempre debe estar sobre las celdas, sin llegar al nivel del tapón. Use agua destilada y desmineralizada, puesto que la que contiene impurezas o agua de la llave, daña las placas y entra en corto circuito. Sólo agregue agua cada vez que observe un nivel bajo del electrolito en las celdas. Nunca adicione acido y no permita que el agua de batería impregne sus prendas ni sus manos. Fíjese también en los indicadores de carga. El verde indica que está todo en orden. El negro advierte sobre la necesidad de más carga.

12) Plumas y Líquido limpiaparabrisas

Cuando las plumas envejecen o sufren desprendimientos o rajaduras, no hacen un sello preciso contra el vidrio y dejan líneas de agua visibles. A veces se puede añadir un poco de vida útil a las plumas con ciertos regeneradores y limpiándolas con un paño humedecido en líquido limpiavidrios, varias veces delicadamente hasta que ya no salga más suciedad de la pluma. Se recomienda hace el cambio de las plumas una vez al año.

13) Refrigerante del radiador

El refrigerante es una mezcla de agua y anticongelante que es distribuido alrededor del motor y lo mantiene refrigerado mediante el radiador, es decir enfría el motor cuando este alcanza cierta temperatura. Si el nivel de líquido baja, puede causar un sobre calentamiento del motor y causar daños muy serios.

En los sistemas de refrigeración no sellados, el nivel del agua en el radiador debe comprobarse al menos una vez al mes. Si el circuito es sellado, deberá comprobarse que no existan fugas una vez por semana. También debemos hacerle una revisión antes de hacer un viaje. Se debe cambiar por completo cada año y aplicar un limpiador de radiadores antes de llenar con nuevo producto. Siempre use la mezcla adecuada de refrigerante y agua. Nunca use aditivo puro, esto podrá ocasionar daños a las partes del motor

Actualmente el uso de refrigerante anticongelante con aditivo anticorrosivo, es norma general para todos los vehículos. ¡Mantener un uso permanente de este producto, garantiza una vida fresca de las piezas metálicas internas del motor, al prevenir su oxidación!